miércoles, 25 de julio de 2007

La Feminización



Para cualquier "macho", el proceso de Feminación es de por sí, una humillación. Pero en mi caso, lo entiendo mas como un regalo. Me explicaré. Bajo mi modesta opinión, para mí, la Mujer está en la cima de la escala social. Es algo natural, que viene dado por Su genero. Ya en la antiguedad se dieron cuenta de ello. La Mujer representaba la vida (la que da la vida), era representada por la Luna, y sus ciclos eran la equivalencia a la ovulación. Pero aquellas sociedades Matriarcales, dieron paso a las sociedades patriarcales, y todo aquello se perdió. El caso es que para un sumiso de la FemDom, la Mujer es superior, es una Diosa, y Su feminidad es la base en donde se sustenta Su poder. Por tanto, que una Ama desee Feminizar a Su sumiso se debe entender como un regalo, puesto que le está entregando Su esencia al sumiso. Lo está elevando en su categoria. Lo enseña a ser Mujer, aunque por naturaleza, jamás podrá llegar a ser una Mujer, sino una pre-Mujer.

La Feminización no se trata de conseguir comportarse como una Mujer, imitando los gestos Femeninos, y vistiendose y pintandose como una Mujer, sino que el objetivo final es conseguir que un hombre consiga sentir como una Mujer, eso si, salvando las distancias físicas, que no son flanqueables. Así pues, eso es un regalo, por que no solo es subir un escalon en la piramide social, sino que es la entrega de la esencia Femenina fruto de la demostración de la admiración por la Mujer en general y por la Ama en particular.

Su gusano patético.

2 comentarios:

esclau txispi dijo...

Aquest és un tema, la feminització, que, en efecte, es tracta habitualment com una humiliació per al mascle i la veritat és que, vist així, no li he trobat mai la gràcia. No entenc com una Dona pot fer vestir un home de Dona, és a dir, com Ella, que és qui mana, per humiliar-lo. Sembla un contrasentit. Només s'entén des d’un punt de vista masclista en què el centre de l’activitat és ell. Ell, que en fons es creu superior, es considera humiliat vestint com una Dona; ho troba morbós i això l’excita. I Ella li segueix el joc, però en aquest cas no actua com a Ama, sinó com a serventa de l'excitació del mascle. És per això que no li trobava la gràcia.

Però tu, gusano patético, has sabut fer la volta a la qüestió: la feminització, entesa bàsicament com una actitud davant la realitat acompanyada de l'assumpció d'uns sentiments femenins interiors, no és un acte amb què l'Ama humilia l'esclau sinó que és un obsequi que li fa i que a ell l'ennobleix.

Trobo encertat el teu punt de vista. Gràcies per la reflexió

Su gusano patético dijo...

M'alegra molt Txispi que coincideixis amb mi. Soc conscient, però, que molts homes ho entendran així, sinó mes aviat com una manera d'humiliació del mascle.