martes, 20 de marzo de 2007

Palabras ilustradas


Querida, Bellisima y Maravillosa Ama,


La sesión de ayer fué una sesión muy bella. Le doy las gracias por permitirme pagar la deuda que tenia con Usted. Usted fué realmente maravillosa, y tuvo una cantidad de detalles preciosos.


A continuación pasaré a comentarle todos aquello que viví junto a Usted.Para empezar, Usted estaba bellísima, era una toda una Diosa. En la cocina, hubo un momento en que Usted marchó, y cuando bajaba las escaleras de regreso a ella, sentí como algo sonaba a Su paso. No relacioné lo que era. Justo cuando entró, y pude verla de reojo, me fijé que llevaba colgando unas esposas del pantalón. Esa imágen me estremeció. Sabia que las iba a utilizar conmigo. Y la imágen que me llegó a mi mente de sumiso era de Usted en todo su esplendor, allí, detrás mio, con las esposas colgando de Su maravillosa cintura, que le otorgaban un atractivo impresionante, una plasticidad y belleza todavia superior.

Ya, cuando me condujo a Su habitación, me sorprendió la belleza de las luces con la que la había decorado. Era un detalle muy bello, precioso. Se nota que Usted cuida muchos los detalles, como me ha demostrado en todas las sesiones. Cuando me puso las esposas, y me ordenó desvestirme, pensé que será imposible. No obstante llegue mucho mas lejos de lo que me habia imaginado. Quitarme el delantal ya fué complicado, pero mas lo fué desabrochar el cinturón y el pantalón. En cuanto a la camisa, atiné a desabrochar algún botón, pero nada mas. La imágen sin duda debía ser patética. Por cierto, la música con la que dejó a solas era realmente muy psicotica. Muy bien buscada para una sesión.


Como siempre, otro detalle mas.Otro detallé que me sorprendió, fué cuando me tuvo de rodillas, esposado, y me sacó fotografias. Pensé que era Su obra de arte. Oía como manejaba Su cámara de fotos, y como me fotografiaba desde diferentes posiciones. Hubo una posición en concreto que me excitó muchisimo. Yo estaba de cuatro patas, frente a Usted, que estaba sentada, con las piernas abiertas. Podía sentir como tomaba fotos desde encima de mi cabeza. Y yo estaba allí rendido de cuatro patas, siguiendo las órdenes que me hacian mover la cabeza, como si de un modelo se tratase. No era mas que Su objeto, Su trofeo, Su obra de arte.


Al fin llegó el momento de pagar mi deuda contraida con Usted. Fué maravilloso sentir como me azotaba, como pagaba cada una de mis faltas. Me la imaginé como disfrutaba con ello. Como sabiamente dijo, podia haber sido mucho peor. Creo que se contenió, Ama, al menos no fué tan duro como el castigo al que me sometió en la segunda sesión. Y se lo agradezco profundamente, aunque no me gustaria pensar que no lo hubiera disfrutado en todo Su esplendor. Supo jugar muy bien batiendo el cane en diversos momentos de la sesión, recordandome que en cualquier momento podia recibir un azote. Eso mantenia mi atención en Usted.


Me encantó servirla , masajearla, pintarle las uñas, aunque en este último caso no conseguia ver con claridad los límites de Sus hermosas uñas. Todo ello era una escena que siempre habia soñado. Usted, viendo comodamente el cine, mientras yo, a Sus pies, me dedicaba a servirla y relajarla. Que maravillosa escena.



Cuando me enseñó Sus maravillosas Botas nuevas, realmente me sorprendió que estuvieran en una caja tan pequeña. Pero lo que mas me gustó, fué ponerselas. Me gustó muchísimo que tuviera que arrastrarme para ponerselas, ya que no veia otra manera de ponerselas sin molestar su visionado de la película. No era nada fácil hacerlo, pero puse todo mi empeño en ponerselas. Supongo que debería de disfrutar al verme totalmente arrastrado, como un gusano patético, humillado y sufriendo por conseguir ponerselas, procurando no molestarla. Para mi fué maravilloso.Pero lo que me esperaba me hizo entrar en una especie de paraiso. Quiso que fuese Su alfombra. Eso fué maravilloso. Era otra de las cosas con las que siempre he soñado. Sentí Sus botas como las ponía encima de mi espalda, como ponia Sus piernas para relajarse. Como de vez en cuando cogia el cane y lo ponia en el ángulo de visionado del proyector para que recordase que allí lo tenia, dispuesto para azotarme. Como me acariciaba con el, o me pegaba un pequeño azote. Me sentí en el paraiso Ama, aunque en algun momento se me entumecieron los brazos al mantenerlos en una postura forzada, o sufriera alguna quemadura en las piernas de las luces serpenteantes.


Ya cuando me despedí, y pude verla en todo Su esplendor, con Sus botas tan preciosas, pude comprobar de nuevo que es Usted una DIOSA en mayúsculas. No tengo adjetivos para describir lo maravillosa que estaba. El último momento fué mágico, cuando me hizo arrodillarme justo en la puerta de salida, y me golpeó la cabeza con Sus botas. Ese golpe me pareció maravilloso. Mostraba todo Su poder y dominación ante un sumiso que cometió muchos errores durante la noche, pero que se entregó para servirla y satisfacerla. Solo deseo que para Usted haya sido mucho mejor que para mí.


Gracias Ama.


Su gusano patético.
Pd: más fotos aquí

1 comentario:

Lady Lorena dijo...

Una sesion bella.
Hola amigo por orden expresa de Lady lorena he enlazado sus diarios.
saludos y mis respetos a su Dueña
efe perro de Lady Lorena